¿Cómo afecta la reforma del Código Penal sobre ‘compliance’ a los despidos?

¿Cómo afecta la reforma del Código Penal sobre ‘compliance’ a los despidos?

Hace muy poco, la farmacéutica norteamericana Pfizer decidió despedir a 30 directivos en España. ¿El motivo? Una supuesta infracción del código interno en relación con la comercialización del medicamento Enbrel, indicado para la artritis, relacionada con pagos indebidos a médicos. Los empleados vieron sus despachos cerrados y sus sistemas de acceso bloqueados, todo ello después de que un primer despedido por supuestas malas prácticas en el mismo sentido decidiera acusar al resto de sus compañeros de llevar a cabo una praxis similar.

La caída de esta cúpula ha llevado a los medios a plantarse una duda clave: ¿cómo influye la reforma del Código Penal en materia de compliance a la hora de despedir a trabajadores en España? Los incumplimientos del código interno pueden costar muy caros a los trabajadores ahora que las empresas están obligadas a vigilar a sus empleados para evitar este tipo de conductas, con el fin de evitar su posible responsabilidad penal como personas jurídicas.

La letra del ‘libro azul’

En este caso, el código ético de la farmacéutica lo marca su Libro Azul, en el que se deja claro que «el incumplimiento de una política de la compañía puede derivar en una acción disciplinaria, e incluso en la finalización de la relación laboral», especialmente si el empleado, «consciente e intencionadamente, infringe la ley o una política; conduce a otros a infringir la ley o una política; no coopera en una investigación; toma represalias contra otro colaborador por notificar o no supervisa a sus subordinados».

De este modo, el laboratorio obliga a sus empleados a elevar a la empresa sus dudas sobre las prácticas de sus compañeros, de forma que, si tienen razones para pensar que un empleado ha infringido o puede infringir una política, informen inmediatamente a su mánager, a Recursos Humanos o a la División de cumplimiento en Nueva York. Eso sí, se garantiza confidencialidad y que no habrá represalias.

¿Qué ocurrió en el caso de los 30 despidos de Pfizer? Al parecer, se produjeron actuaciones irregulares en la empresa relacionadas con pagos irregulares a médicos. Se trata de una conducta sensible en el sector: el código ético de Farmaindustria –es decir, la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica establecida en España, que agrupa a la mayoría de los laboratorios farmacéuticos innovadores establecidos en nuestro país, lo que supone la práctica totalidad de las ventas de medicamentos de prescripción bajo patente en España- establece normas muy estrictas con el fin de evitar que los regalos de los laboratorios lleven a los profesionales a prescribir un medicamento determinado.

También la Ley del Medicamento prohíbe expresamente en España el ofrecimiento de incentivos a profesionales sanitarios para los laboratorios. En los casos más graves podría entrar en juego incluso el Código Penal – delitos de soborno, cohecho o corrupción entre particulares-.

¿Qué dice el Código Penal en España?

La decisión de la farmacéutica Pfizer se ampara en el incumplimiento de las normas de compliance de la empresa. De ahí el revuelo levantado entre los empresarios en España: en este momento se habla de la importancia de contar con una política contra el incumplimiento normativo interno como herramienta para que la empresa se libre de toda responsabilidad llegado el caso de una infracción.

Y es que la inclusión de la responsabilidad penal de la persona jurídica en nuestro ordenamiento trae de la mano la necesidad de evitar que la empresa haga la vista gorda ante posibles abusos y delitos cometidos por sus empleados: no tomar las medidas para conocer estos casos equivale, en muchos supuestos, a cargar la culpa a las espaldas del empresario.

En este sentido, los despidos por parte de la compañía por este tipo de incumplimientos prometen subir como la espuma. También es responsabilidad de la empresa denunciar esos posibles delitos cometidos por sus trabajadores a las autoridades correspondientes.

La técnica, dicho sea de paso, permite que el despido de empleados se convierta en disciplinario, lo que permite a las empresas ahorrarse indemnizaciones millonarias. De ahí que muchos empresarios hayan acudido a lo largo de la actual crisis a sus códigos éticos para buscar un motivo de despido que evite su improcedencia.

Eso sí, es necesario que el empleado conociera dicho código y que hubiera sido informado de su existencia. Para ello se requiere una aceptación a través de la intranet de la empresa, o bien la firma de un documento que lo acredite. Además, el despido disciplinario por incumplimiento del compliance debe reservarse a los casos más graves –es necesaria proporcionalidad entre la medida adoptada y la conducta infringida-, a lo que se suma que los jueces suelen exigir un aviso previo al trabajador para que este tipo de despido sea procedente.

¿Cómo afecta la reforma del Código Penal sobre ‘compliance’ a los despidos?
Etiquetado en:                                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies